Este sitio utiliza cookies para darle el mejor servicio posible. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que configuramos cookies. Puede encontrar más información en nuestra Política de privacidad.

El hecho de trabajar de manera productiva y rentable con diferentes métodos de mecanizado requiere contar con un tipo de herramientas que se adapta a la perfección a este tipo de usos. Le explicamos para qué fines se pueden usar específicamente sistemas de fresado de planeado, de escuadrado y con plaquitas redondas y para qué otros usos ampliados también se pueden utilizar.

Las fresas de planeadogeneran superficies de sujeción. De manera alternativa, también es posible crear ranuras o chaflanes en los cantos de las piezas. Algunos sistemas de fresado de planeado sirven incluso para realizar inmersiones por interpolación, axiales u oblicuas en el material macizo.

Asimismo, la fresas de copiado o escuadrado también sirven para crear superficies planas. Con algunos sistemas de fresado de escuadrado o con plaquitas redondas, también se pueden llevar a cabo otros usos ampliados del sistema de fresado de planeado.

Uso ampliado de fresado de planeado:
Fresado de ranurado y de achaflanado

Usos ampliados de fresado de planeado, de copiado y de escuadrado (en función del sistema): inmersión axial, por interpolación, oblicua

La excepción que confirma la regla: No todos los sistemas de fresado previstos para determinadas estrategias de mecanizado tienen por qué funcionar obligatoriamente para un caso concreto. Por ejemplo, las fresas de plaquitas redondas no son adecuadas para piezas con paredes delgadas y las fresas de escuadrado no sirven para voladizos largos de la herramienta. El motivo de esto son las diferentes propiedades de los sistemas.

La siguiente imagen muestra la distribución de las fuerzas de corte con el sistema de fresado correspondiente. Las flechas de vector rojas abajo representan las fuerzas de corte radiales o axiales. Las flechas verdes son los vectores de fuerza resultantes:

Durante el fresado, las fuerzas radiales las debe autocompensar el propio sistema de fresado. Las contrafuerzas axiales se conducen directamente al husillo de fresado y las asume la máquina.

En el caso del sistema de fresado de planeado, las fuerzas radiales y axiales presentes se distribuyen de manera bastante uniforme gracias al ángulo de 45º. Estos comportamientos de compensación consiguen que las herramientas estén menos expuestas a vibraciones, lo que hace que, por ejemplo, se puedan conseguir voladizos más largos que con los sistemas de fresado de escuadrado. Este tipo de fresas es especialmente adecuado para el mecanizado de aceros templados o hierro fundido quebradizo, ya que se evitan roturas de la pieza debido a pequeños troquelados y al ángulo de salida, generalmente positivo, del filo de corte.

El fresado de escuadrado genera sobre todo fuerzas radiales que influyen en la dirección de avance. La superficie plana a trabajar de la pieza está, por tanto, sometida a una presión de corte muy poco pronunciada. Esto puede suponer una ventaja a la hora de mecanizar piezas con paredes delgadas o incluso con sujeciones inestables. No obstante, el uso principal del fresado de escuadrado sigue siendo el mecanizado de contornos, resaltes o escuadrados, en los que se requiere un ángulo de 90º.

Además,
cuantas más fuerzas de corte se apliquen en dirección axial con el fresado de planeado, más alto se podrá poner el avance.
Cuantas más fuerzas de corte se apliquen en dirección radial, más bajo se deberá poner el avance.

Fórmula para valores de inicio fz en mm a la hora de fresar:

Fresado de planeado aprox. 0,15

 Fresado con plaquitas redondas aprox. 0,25

Fresado de escuadrado aprox. 0,1

El uso principal del fresado de escuadrado es el mecanizado de contornos, resaltes o escuadrados, en los que se requiere un ángulo de 90º. En algunos casos, también se puede utilizar para el mecanizado de superficies de sujeción. Puesto que el fresado de escuadrado genera sobre todo fuerzas radiales, que influyen en la dirección de avance, la superficie plana a trabajar se somete a una presión de corte muy poco pronunciada. Esto puede suponer una ventaja a la hora de mecanizar piezas con paredes delgadas o incluso con sujeciones estables.

El fresado con plaquitas redondas se emplea especialmente para el mecanizado de contornos 3D planos. El sistema de plaquitas redondas genera, con un máximo de fuerzas axiales, fuerzas de corte radiales mínimas. La mayor parte de la fuerza de corte se conduce a través del husillo de fresado hasta la máquina. La estabilidad es excelente, ya que la desalineación lateral de la herramienta es escasa. Por tanto, al trabajar con fresado de plaquitas redondas también se origina un nivel de vibraciones reducido.

Las fresas con plaquitas redondas poseen, por motivos de diseño gracias al radio de esquina máximo, el filo de corte más estable de todos los sistemas aquí citados. Las fresas con plaquitas redondas son idóneas para multitud de usos, como inmersión oblicua, el fresado de superficies de formas libres, la inmersión axial o la helicoidal, gracias a su posicionamiento frontal. Además, estos sistemas de fresado también se pueden utilizar en máquinas con un rendimiento del husillo reducido debido a su corte suave (en comparación con otros) y la estabilidad elevada. Como consecuencia de las superficies de contacto relativamente largas de los filos de corte, las plaquitas redondas generan virutas bastante más delgadas que los otros dos sistemas de fresado.

Los sistemas de copiado conducen la mayor parte de las fuerzas de corte directamente al husillo de la máquina y son, por tanto, la mejor opción para avances en mesa elevados. Asimismo, son idóneos para el mecanizado de titanio y otras aleaciones muy resistentes al calor. La gran cantidad de calor, derivada al fresar estos materiales, se transfiere de manera óptima a las virutas delgadas, con las que desaparece de la zona de mecanizado. Esto hace que la herramienta y la pieza de trabajo se sobrecalienten en exceso.

La excepción que confirma la regla: No todos los sistemas de fresado previstos para determinadas estrategias de mecanizado tienen por qué funcionar obligatoriamente para un caso concreto. Por ejemplo, las fresas de plaquitas redondas no son adecuadas para piezas con paredes delgadas y las fresas de escuadrado no sirven para voladizos largos de la herramienta. El motivo de esto son las diferentes propiedades de los sistemas.

La siguiente imagen muestra la distribución de las fuerzas de corte con el sistema de fresado correspondiente. Las flechas de vector rojas abajo representan las fuerzas de corte radiales o axiales. Las flechas verdes son los vectores de fuerza resultantes:

Distribución de la fuerza de corte en fresado de planeado

Fresado con plaquitas redondas

Fresado de escuadrado

En comparación con los sistemas de fresado de planeado y de escuadrado, el de plaquitas redondas no suele contar con un número de filos de corte por plaquita uniforme ni fijado con exactitud. Este se determina por la profundidad del posicionamiento o las profundidades de corte del material, o por el número de posiciones en las partes inferiores de las plaquitas.