Plataforma de conocimientos

Torneado trocoidal con sistema CAM para el mecanizado de metales difíciles de mecanizar y materiales dúctiles

Vida útil prolongada, tiempos de mecanizado reducidos, más seguridad en los procesos: estos son los requisitos típicos en el mecanizado de hoy en día. En centros de producción, al final de la jornada esto se traduce en una mayor rentabilidad y, en caso de duda, en una ventaja competitiva. En concreto, cuando se trabajan metales difíciles de mecanizar y materiales dúctiles, en el torneado convencional las plaquitas llegan rápidamente a su límite. Es aquí donde entra en juego el torneado trocoidal con software CAM.

¿Qué es el mecanizado trocoidal?

El Fresado trocoidal es una técnica de mecanizado que se conoce desde hace ya muchos años y que vuelve a pisar fuerte gracias a los centros de mecanizado de última generación y a la combinación con el sistema CAM. En el torneado el panorama es diferente. En este ámbito, el proceso dinámico apenas se había utilizado hasta la fecha, lo que obedecía principalmente a la falta de un software CAM. La empresa de software CAM OpenMind ha transmitido, de la mano de hyperMILL y MAXX Machining, el concepto validado de fresado trocoidal también al mecanizado de desbaste de todas las piezas torneadas y ha desarrollado el torneado trocoidal con programación CAM. Los campos de aplicación habituales son el mecanizado de desbaste en el torneado y el ranurado axial y radial.

Ventajas del torneado trocoidal con sistema CAM frente al torneado convencional

La combinación del software CAM más reciente y la potencia de las herramientas ofrece, en el caso de metales difíciles de mecanizar y materiales dúctiles algunas ventajas en comparación con el torneado convencional. Por ejemplo: 

  • Ciclos más reducidos
  • Trayectorias mejoradas
  • Movimientos de máquina suaves
  • Vida útil prolongada
  • Incremento de la seguridad de los procesos
  • Desgaste reducido

Ciclos reducidos gracias a las trayectorias mejoradas y a los movimientos de máquina más suaves

El torneado trocoidal con sistema CAM posibilita unos patrones de desplazamiento completamente novedosos. Las tareas que con el torneado convencional son imposibles de realizar o solo a duras penas, el sistema CAM las consigue sin apenas esfuerzo. Gracias a las plaquitas redondas, la herramienta ya no solo se podrá mover en una dirección, sino que el desplazamiento en ambos sentidos será más fluido. De este modo, el ahorro de tiempo en el mecanizado de desbaste será de hasta un 50 por ciento y en el ranurado de hasta un 70 por ciento.

Una programación inteligente genera avances claramente superiores y velocidades de corte superiores que con el torneado convencional, por lo que la duración de los ciclos en el torneado trocoidal se reduce enormemente.

Seguridad de los procesos ampliada, desgaste reducido y vidas útiles prolongadas gracias a una entrada y salida suaves

Uno de los principales problemas del torneado convencional de materiales difíciles de mecanizar y dúctiles es que la herramienta suele recibir impactos fuertes, lo que se traduce en un desgaste elevado y una reducción de la vida útil. Por el contrario, el torneado trocoidal con sistema CAM posibilita una entrada y salida suave de la herramienta en, o del, componente. El comportamiento de inmersión especial de los filos de corte en el material protege la herramienta y favorece vidas útiles claramente prolongadas, lo que tiene como resultado que la rentabilidad del proceso de torneado se pueda incrementar claramente.

¿En qué materiales se puede aplicar el torneado trocoidal?

Gracias a las entradas y salidas suaves durante el mecanizado, el torneado trocoidal ofrece ventajas en todos los grupos de materiales. No obstante, la principal ventaja es el mecanizado de los materiales que habitualmente son difíciles de mecanizar. Entre ellos, se encuentran materiales dúctiles o difíciles de mecanizar como el acero inoxidable o las aleaciones basadas en níquel y titanio.

Torneado trocoidal de materiales difíciles de mecanizar

Materiales como aceros inoxidables y altamente resistentes al calor, y de níquel y titanio, suelen suponerles todo un reto a las herramientas. La naturaleza de estos materiales tienen un efecto abrasivo y son muy exigentes para los filos de corte durante el proceso de mecanizado, lo que conlleva un desgaste elevado y, por tanto, que los filos de corte se quemen en poco tiempo.

Torneado trocoidal de materiales dúctiles (p. ej. piezas forjadas de viruta larga)

En el caso de los materiales dúctiles, se suele tratar de piezas forjadas difíciles de mecanizar debido a la suavidad y a la tenacidad. Los principales problemas que se presentan: virutas largas que se enredan en la herramienta. Gracias al torneado trocoidal con hyperMILL MAXX Machining, es posible realizar carreras significativamente más cortas, que conllevan a virutas más cortas y, por tanto, con un incremento de la seguridad de los procesos.

Requisitos del torneado trocoidal

En teoría, la gama CAM se puede utilizar en cualquier máquina de torneado convencional y se adapta especialmente bien en máquinas menos potentes. Asimismo, es importante subrayar que no hay costes de adquisición adicionales. Lo único que necesita es el software MAXX Machining de HyperMill.

¿Qué herramientas se necesitan en el torneado trocoidal?

Para el torneado trocoidal con CAM se recomienda un sistema con rompevirutas M3 y las plaquitas redondas adecuadas. Nuestra recomendación:

  • Sistema GX24, rompevirutas M3
  • Plaquitas redondas RCMT /RCGT